La vida jamás es demasiado

Supongo que la vida nunca debería ser demasiado larga como para olvidar ciertas cosas. En realidad no tiene ningún sentido que la vida llegue jamás a ser “demasiado” larga, o “demasiado” bella, o “demasiado” sencilla. La vida nunca es demasiado. Solo pienso que la vida empieza ser larga cuando olvidas algunas vivencias, cuando tu cansado y perezoso cerebro almacena en el trastero ciertas experiencias en las que quizá algún día escarbes, o en las que quizás no. Por eso no deberíamos olvidarnos de nada. Deberíamos escribir sobre cada una de las personas que hemos conocido, memorizar sus facciones, su personalidad y grabar su risa en una de esas cutres grabadoras. Deberíamos llevar cientos de papeles y bolígrafos como complemento esencial para vivir, no deberíamos dejar de escribir jamás. Y por eso las autobiografías son en ocasiones tan aburridas, porque alguien debió pensar algo parecido a lo que yo os cuento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s